Seleccionar página

Toda la alegria de Pato nos la contagió en 5 minutos al teléfono, como siempre, con horarios ajustados y a las corridas. Se casaba y nos confió ser los responsables de guardar esos momentos maravillosos que vivirian junto a Pablo, ese ser que le revolucionó la existencia