Seleccionar página

Llueve, no llueve… A la mañana el tiempo se aguantó y esa pareja pudo empezar
su “felices para siempre” sin estar mojados.
A la noche si llovió, pero nada les impidió celebrar como se debe su boda! En un hermoso ambiente decorado calidamente, su familia y amigos les saludaron y compartieron una cena cargada de emociones y amor. Sin duda un broche mágico para una etapa cumplida, la primera de muchas dentro de lo que será su vida juntos.
Fotos: Eri